Ley Aula Segura

Proyecto de seguridad en liceos: no más violencia

Manifestaciones y ataques de vandalismo solo han dejado daños irremediables en los espacios físicos afectados, así como en la integridad de los involucrados.

Este año se vivieron una seguidilla de ataques y manifestaciones violentos efectuados en diferentes liceos de Santiago, donde ocurrieron hechos impactantes como: rociamiento de bencina a los profesores, lanzamiento de una molotov a carabineros que intentaban calmar la situación, destrozo de mobiliario del lugar, entre otros.

A raíz de esto, el presidente de la república, Sebastián Piñera, se adelantó a presentar el proyecto de ley “Aula Segura” el cual busca otorgarles a los directores de los colegios las herramientas necesarias para expulsar a los estudiantes que cometan actos de violencia de alto nivel.

“Los graves hechos de violencia contra profesores y contra la comunidad escolar que hemos presenciado en los últimos días no solamente atentan contra la dignidad, la integridad física y la capacidad de enseñar de nuestros profesores, sino que también atentan contra el derecho de todos los demás alumnos de poder recibir una educación de calidad”, señaló el Jefe de Estado.

¿Para qué servirá el proyecto?

En palabras del propio mandatario para complementar el análisis “el proyecto no sólo es una herramienta jurídica indispensable y urgente para proteger con mayor eficacia la integridad física y psíquica de toda la comunidad escolar, sino que también es una herramienta útil y absolutamente necesaria para proteger el derecho de toda la calidad de la educación”.

Así mismo, Piñera recalcó que su gestión está comprometida con mantener la calidad de la educación y la dignidad e integridad que merecen todos los estudiantes, aun así, asegura que su gobierno va a perseguir con todas las de la ley a aquellos delincuentes y violentistas que pretenden disfrazarse de estudiantes para faltar el respeto y generar un clima terrorífico al interior de los establecimientos institucionales”.

En la actualidad, solo es posible expulsar y cancelar matrículas cuando los hechos estén contemplados en el reglamento interno y a través de un proceso que toma al menos unos 25 días hábiles para su gestión, sin la posibilidad de separar al alumno de la comunidad educativa que fue víctima de sus actos de violencia.

¿Qué se espera de esta ley?

En este sentido, esta propuesta incluye a los colegios municipales y particular subvencionados, basando la idea en que los directores de establecimientos hoy en día no cuentan con herramientas que les permitan implementar medidas disciplinarias inmediatas para contrarrestar los actos de violencia que protagonizan cierto grupo de estudiantes.

La iniciativa busca fortalecer las facultades del director en cuanto a expulsión y cancelación de matrícula en casos graves de violencia, bajo causales que no requieren de una modificación previa de reglamentos internos.

Siguiendo esta línea, los involucrados en el proyecto precisaron que el mismo busca armonizar tres derechos fundamentales: derecho a la integridad física y psíquica de los miembros de la comunidad educativa, derecho al correcto proceso y derecho a la educación del estudiante sancionado.

Este proyecto finalmente pasó a ser Ley luego de su transformación en la Comisión de Educación del Senado*.

Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.