Financiamiento inmobiliario

Las cuatro formas de financiar tu futuro hogar

¿Cuánto costará la propiedad que quieres comprar? El pago de una vivienda se compone por una parte inicial en efectivo (conocida como PIE) y el restante por medio de alguna de las opciones de financiamiento disponibles en el mercado para totalizar el valor de la propiedad.

Son cuatro alternativas para optar al pago, las que nacen de dos tipos de financiamiento, y Doomos, un sitio de compraventa inmobiliaria explica de modo fácil cada una de ellas.

Crédito hipotecario

En la actualidad, son muchas las personas que optan por los créditos hipotecarios para comprar una vivienda y esta es una de las opciones más factibles cuando hablamos de crédito o préstamos de alto nivel.

Ahora bien, es importante conocer los tipos de crédito hipotecario a los que se pueden acceder y escoger el que se adapte mejor a las necesidades de cada solicitante. Aquí entran en juego muchos factores como lo son: tasas de intereses, capital inicial, plazos, intereses personales, entre otros.

Partamos por presentarte los tipos de créditos hipotecarios que existen:

Crédito hipotecario endosable: Este es un préstamo hipotecario y su principal característica es que puede ser endosado o vendido a terceros para su financiamiento, siendo este último el acreedor del mutuo hipotecario. No obstante, para todos los efectos del préstamo, la relación sigue siendo entre el deudor y el banco que otorga el préstamo originalmente.

No endosable o de recursos propios: Este tipo de crédito se caracteriza por la utilización de recursos propios por parte de la institución financiera correspondiente. Y a diferencia del crédito señalado anteriormente, éste no puede ser transferido mediante endoso a otra institución.

Créditos hipotecarios con letras de crédito: Este tipo de crédito hipotecario se financia con un instrumento que emite el banco, denominado “letras hipotecarias”. Estas letras pueden ser transadas por el banco emisor en la bolsa de valores para así obtener los recursos que financiará el crédito otorgado al deudor.

Leasing habitacional

Por otro lado, tenemos el leasing habitacional. Esto corresponde a un contrato de arriendo con compromiso de compraventa firmado entre la institución financiera y el arrendatario. En esta línea, la institución será dueña del bien raíz hasta que el arrendatario cumpla con la cantidad de pago mensuales determinados según se haya pactado. Cuando se cumpla el tiempo estipulado por ambas partes, el banco debe proceder a transferir la propiedad al arrendatario, quien a su vez se convertirá en el propietario del bien raíz.

Esta modalidad se caracteriza porque al finalizar el plazo del contrato, el cliente puede adquirir la vivienda por un porcentaje sobre el valor inicial, lo que conocemos en la actualidad como opción de compra.

La diferencia entre el leasing habitacional y el crédito hipotecario es que en el primer caso el banco es el propietario legal del inmueble hasta que el cliente termine de pagarlo por completo mientras que el crédito hipotecario es un préstamo que se le ofrece al cliente y que se respalda en una hipoteca, por lo que el cliente es el propietario desde el inicio.

Como dato, Doomos.cl aconseja que antes de pedir un crédito hipotecario se analice muy bien y se comparen varias opciones por el tema de las tasas de intereses. A modo de ejemplo, es importante determinar si el crédito que se está pidiendo tiene una tasa fija (el interés sujeto al crédito que pagarás será el mismo a lo largo del periodo pactado), variable (el valor del interés está en función de cambios económicos y sujeta revisión cada año) o mixta (una combinación de ambas tasas señaladas anteriormente).

Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.