Deudas en Chile

Consejos para salir del sobreendeudamiento

En el ámbito económico, el sobreendeudamiento es considerado uno de los principales problemas que aqueja a las familias chilenas. No es un tema menor, ya que, según datos recientes entregados por el Gobierno, 4 millones 583 mil 422 personas mantienen deudas morosas en el país.

Por lo mismo, salir de este estado vulnerable se puede convertir en una de las prioridades para quienes administran un hogar. Afortunadamente, te entregamos estos útiles consejos que pueden ayudarte a dejar atrás el sobreendeudamiento.

Ser ordenado

Uno de los principales problemas en las familias chilenas es la ausencia de planificación al momento de administrar las finanzas dentro del hogar.

Este puede ser considerado uno de los primeros pasos para comenzar a salir del sobreendeudamiento, y resulta vital porque la falta de planificación y el desorden destacan como algunos de los factores que fomentan el estado de morosidad.

“Conocer cuáles son los gastos y los ingresos mensuales permitirá determinar cuánto dinero se destinará para pagar las deudas, y esto sólo es posible realizando un correcto seguimiento de los montos que se mueven dentro del hogar”, explica Cristóbal Avilés, CEO Latam de Capitaria.

Consolidar la deuda

Esta alternativa resulta conveniente para aquellas personas que poseen deudas en varios lugares. En este caso, consolidar una deuda consiste en pedir un crédito de consumo para pagar las deudas que se mantienen en diferentes partes; esto permite reunir lo que se adeuda en un solo lugar y con cuotas más pequeñas a largo plazo. Dicho de otra forma: consolidar la deuda en una sola, pero esto dependerá de la deuda que se tenga. Por ejemplo, no es recomendable consolidar una deuda hipotecaria con un crédito de consumo porque los intereses suelen ser mucho mayor.

“La idea aquí es mantener un mejor control sobre las deudas y acceder a un método más fácil para pagarlas”, menciona el experto de Capitaria.

Repactación

Repactar una deuda también puede ser considerada como una buena alternativa de salvación. Para acceder a esta opción, hay que acercarse a la misma entidad con la cual se mantiene una deuda con el fin de buscar nuevas condiciones de pago.  Esto consiste en negociar plazos y el valor de la cuota que resulte más conveniente.

Lo anterior resulta práctico cuando los intereses y las cuotas mensuales que se están pagando son muy altos; por lo mismo la repactación busca llegar a un acuerdo con la empresa y establecer un nuevo escenario, donde, por ejemplo, se aumenten las cuotas, pero con un valor mensual mucho menor.

La repactación resulta útil porque la antigua deuda se extingue y surge una nueva con la cual la persona estará al día con la deuda. La mayor consideración al tomar en cuenta esta opción es que hay que estar atento con las opciones que ofrecen las empresas, porque muchas veces se termina pagando más de lo que se debía originalmente. Hay que poner especial atención en la tasa de interés al momento de aceptar el nuevo acuerdo comercial, afirman desde Capitaria.

Sea cual sea la opción que elijas, intentar no gastar más de lo que ganas es la consigna para mantener una economía estable y tus finanzas controladas y a la hora de endeudarte debes concentrarte en que el monto a pagar mensualmente por el crédito no represente más del 10 % de tus ingresos.

Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.