electromovilidad

Electromovilidad en Chile y sus altas probabilidades

La electromovilidad es una tecnología que avanza a pasos agigantados. Los autos eléctricos son el futuro, por lo que en muchos países que practican la vida sustentable, ya circulan con regularidad.

Para hacer posible la electromovilidad se requiere de tres materiales esenciales: cobre, litio y cobalto, minerales que precisamente Chile posee en su rol de líder en el rubro minero en todo el mundo.

Las últimas dos materias primas son las más importantes y menos abundantes en el mundo, a excepción del Congo que produce más de la mitad del Cobalto a nivel global pero que hoy en día ha sido acusado de esclavitud y explotación de niños.

De esta manera, Chile se sitúa en una posición privilegiada cuando se habla de electromovilidad, puesto que se reactivó la inversión de este mineral en la zona norte del país, sumando también las reservas de litio que se encuentran en el Salar de Atacama, las cuales representan el 22 % a nivel mundial y son consideradas las de más altas concentraciones.

Estos minerales son muy esenciales y útiles no sólo para la creación de autos eléctricos sino también para bicicletas, electrificación de herramientas y otras aplicaciones intensivas de baterías.

Sin embargo, el interés económico a nivel mundial deja en visto un aumento dramático en los precios de estos productos clave en los últimos 24 meses, de aquí a que Chile sea un país potencial para la creación y distribución de autos eléctrico pues en estos momentos se prepara para producir estos minerales fundamentales para la electromovilidad.

Así mismo, muchos de los actores de la industria, fabricantes o empresas de minería e inversiones financieras desarrollaron un informe sobre las dinámicas de oferta y demanda del litio y cobalto en la actualidad.

¿Qué pasa con el litio y el cobalto?

Es históricamente conocido que tantos los mercados de litio como de cobalto han surgido y se han visto potenciados por la demanda de baterías, principalmente de productos electrónicos de interés social que abarcan el 40 % y 25 % de la demanda respectivamente.

El requerimiento de baterías para vehículos eléctricos con mayores densidades puede hacer que la demanda de litio aumente de manera considerable en los próximos, al menos, siete años mientras que la de cobalto podría incrementarse en un 70 % en la misma cantidad de tiempo.

Las alzas actuales en los precios del litio y cobalto aumentan las preocupaciones del mercado y la sociedad sobre la disponibilidad del suministro a largo plazo y destacan la dinámica desde el punto de vista de la oferta.

Juan José Santa Cruz, gerente general de Estoy Seguro comentó al respecto: “Uno de los grandes retos de la industria automotriz es dejar atrás la combustión y darle un espacio, ojalá prioritario, a los vehículos eléctricos. En el caso de las compañías aseguradoras, por ejemplo, es importante actualizarse y ofrecer un producto destinado a proteger una inversión tan cara, como es el caso de los vehículos de energía limpia, sobre todo porque el mercado automotriz no para de crecer y es vital actualizarse”.

Los avances

Más del 95 % del suministro mundial de litio se produce en forma de salmueras o minerales de roca sólida provenientes de lugares como Australia, China y América Latina. Mientras que en el caso del cobalto una cantidad menor al 10 % se produce como producto primario y el resto como subproducto de minas de cobre y níquel, contando con el 25 % de la producción en todo el mundo concentrada en el Congo.

Es así como queda en evidencia que Chile cuenta con el potencial para convertirse en un representante mundial en la creación y eventualmente comercialización de vehículos automotrices que apoyen la electromovilidad.

Para ello deberán adaptarse la velocidad de adopción química de las actuales baterías. Sus respuestas estratégicas se verán influenciadas por la dinámica futura de la oferta y demanda.

Entre las grandes consideraciones resaltan las empresas mineras, que tendrán que demostrar su capacidad para proporcionar las materias primas requeridas para los usuarios finales. En este sentido los mineros necesitan convertirse en un suministro seguro, colaborando con proveedores de baterías, fabricantes de automóviles y agente financieros.

Así es como Chile se considera el mejor potencial para la producción y distribución de vehículos eléctricos.

Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.