Recuperación económica de los australianos

Economía de Australia retorna a niveles pre pandémicos

La economía de Australia ha continuado su rápido repunte, hasta crecer más que antes de la pandemia del Covid-19.

Las cifras oficiales muestran que el producto interior bruto (PIB) aumentó un 1,8% en el primer trimestre, superando las expectativas.

El crecimiento se vio impulsado por el aumento de la demanda de productos básicos en todo el mundo y el gasto de los consumidores y las empresas.

El año pasado, Australia entró en recesión tras la imposición de medidas de bloqueo en todo el país.

El aumento del gasto de los hogares, la inversión de las empresas y la subida de los precios del mineral de hierro y de las exportaciones de gas contribuyeron a impulsar la expansión, según la Oficina Australiana de Estadística.

Contención del coronavirus

La rápida recuperación del país se ha visto favorecida por su capacidad para contener los brotes de coronavirus, que impulsaron la confianza de consumidores y empresas.

Las enormes cantidades de gasto público y el estímulo económico del Banco de la Reserva de Australia también han contribuido a impulsar el repunte.

Ayer, el banco central australiano mantuvo los tipos de interés en mínimos históricos y señaló que mantendría bajos los costes de los préstamos para ayudar a estimular la recuperación económica del país.

El Banco de la Reserva de Australia mantuvo su tipo de interés oficial en el mínimo histórico del 0,1% por sexta vez consecutiva, mientras los responsables de la política monetaria afirmaban que seguirían vigilando la inflación y las subidas de los salarios y los precios de la vivienda.

El riesgo de la baja vacunación en Australia

La relativamente lenta implantación de las vacunas Covid-19 en el país sigue siendo un riesgo potencial para una recuperación económica sostenida.

La preocupación por las bajas tasas de vacunación se ha visto acentuada por un nuevo brote de coronavirus en Melbourne, que ha provocado otro cierre en la segunda ciudad más grande de Australia.

“Una importante fuente de incertidumbre es la posibilidad de que se produzcan brotes significativos del virus, aunque debería disminuir a medida que se vacune una mayor parte de la población”, declaró el martes el Gobernador del Banco de la Reserva de Australia, Philip Lowe.

El año pasado, la economía australiana se sumió en su primera recesión en casi 30 años, al sufrir las consecuencias económicas del coronavirus.

El PIB se contrajo un 7% en el trimestre de abril a junio de 2020 en comparación con los tres meses anteriores.

Fue la mayor contracción desde que se iniciaron los registros en 1959, y se produjo tras una caída del 0,3% en el primer trimestre.

Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.