El consistente avance de los proyectos de 40 horas y de pensiones

Image

Dos hitos se produjeron en el Congreso que permitieron el avance de dos proyectos estratégicos para mejorar la calidad de vida y condiciones de trabajo de asalariadas y asalariados y de jubiladas y jubilados.

Comisiones del Senado y de la Cámara Baja aprobaron ambas iniciativas que apuntan a mejorar las condiciones de vida y laborales de trabajadoras y trabajadores, y de jubiladas y jubilados. La ministra del Trabajo y Previsión Social, Jeannette Jara, declaró sobre el proyecto de 40 horas que “se ha podido lograr este importante hito legislativo de aprobación, en un marco de acuerdo, de tripartismo, que nos permita implementar la reducción de la jornada laboral, que es tan fundamental para la vida de las personas”. Sobre el avance en la iniciativa de pensiones indicó: “El hito legislativo que se cumple es aquél en el cual los distintos parlamentarios manifiestan su voluntad política de avanzar en una reforma previsional”.

La Comisión de Trabajo del Senado aprobó el último paquete de indicaciones en relación a la iniciativa de reducir a 40 horas la jornada laboral semanal. En tanto, la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados y Diputadas aprobó por 8 votos a favor, 4 en contra de la oposición y una abstención, la idea de legislar de la reforma de pensiones.

Con esto, se produjo un avance consistente de ambos proyectos que forman parte del paquete de transformaciones del Gobierno del Presidente Gabriel Boric.

En relación al proyecto de 40 horas, la ministra del Trabajo y Previsión Social, Jeannette Jara, declaró que “este proyecto de ley se va a convertir prontamente en una realidad, una vez que se ha podido lograr este importante hito legislativo de aprobación, en un marco de acuerdo, de tripartismo, que nos permita implementar la reducción de la jornada laboral, que es tan fundamental para la vida de las personas, que no sólo es teoría, que no solo es una ley, sino que nos impacta en la posibilidad, por ejemplo, de tener más tiempo para compartir en familia, con nuestros hijas e hijos. Es una muy buena noticia y queda muy poco para que se convierta en ley”.

El subsecretario del Trabajo, Giorgio Boccardo, expresó que “nos alegra y valoramos enormemente este avance y los acuerdos transversales que hemos logrado. Pues, como Gobierno, a lo largo de toda la tramitación hemos procurado con efectividad preservar el espíritu del proyecto de 40 Horas, de que las y los trabajadores tengan más tiempo de descanso y mejoren la calidad de vida; esto en un marco de responsabilidad económica, considerando que con la gradualidad de la implementación de esta ley prevista a cinco años se resguarde que no haya impactos negativos en las diversas actividades productivas, en los salarios y que las pymes cuenten con el acompañamiento y el apoyo que ameritan. Posicionando así a Chile al nivel de diferentes países que con éxito ya han hecho realidad reducir la jornada laboral”.

Entre las indicaciones aprobadas se encuentra la relacionada con que las madres y padres trabajadores de niños y niñas de hasta doce años, y las personas cuidadoras, tengan derecho a una banda de dos horas en total, dentro de la que podrán anticipar o retrasar hasta en una hora el comienzo de sus labores, determinando así también el horario de salida al final de la jornada.

También se establece la posibilidad de acordar con el trabajador o la trabajadora que la jornada ordinaria de 40 horas se cumpla en un promedio de hasta 4 semanas, con un máximo de 45 horas semanales. Y se estipula que en caso que el trabajador sea sindicalizado, la empresa deberá contar con acuerdo de la organización representativa de las y los trabajadores, para que así, a través de un acuerdo colectivo entre la empresa y el sindicato, se pueda pactar una jornada semanal de hasta 52 horas, la que solo implicará a los socios. Esto último se consideró como una flexibilización, apuntando a la aprobación del proyecto.

En relación a la aprobación de la iniciativa de reforma de pensiones impulsada por el Gobierno en la Comisión de Trabajo de la Cámara Baja, la ministra Jeannette Jara, valoró el apoyo de los parlamentarios a la iniciativa y señaló que “el hito legislativo que se cumple hoy día es aquél en el cual los distintos parlamentarios manifiestan su voluntad política de avanzar en una reforma previsional. Y si bien está votación fue por una amplia mayoría, sabemos que hubo diputadas y diputados que no aprobaron. Esperamos que acojan el llamado del Ejecutivo para poder constituir esta comisión técnica que acompañe este proceso legislativo, porque tenemos una responsabilidad histórica de suscribir un pacto de seguridad social para Chile para mejorar el monto de las pensiones”.

En tanto, el ministro de Hacienda, Mario Marcel, indicó que la aprobación en la comisión “es un mensaje muy importante para el país en términos de voluntad de avanzar en esta materia. Si bien, muchas veces se tienden a extremar los argumentos, espero que de cara a esta mesa de trabajo que se ha acordado tengamos una aproximación más pragmática, que no pase ni por las descalificaciones ni por las defensas a ultranza de las propuestas”. Añadió que “el Ejecutivo hasta el momento ha explicado su propuesta de reforma, ha tratado de que se entienda de la mejor manera posible, ese esfuerzo no significa que no haya disposición al diálogo, estamos plenamente disponibles, como Ejecutivo no tenemos vetos ni líneas rojas”.

En marzo se retomarán los análisis del proyecto y la discusión de indicaciones.

Desde el Ministerio del Trabajo y Previsión Social se recordó que el proyecto de ley que crea un nuevo Sistema Mixto de Pensiones, tiene como pilares mejorar el monto y cobertura de la Pensión Garantizada Universal (PGU), elevándola a 250.000 pesos y crear un Seguro Social en el Pilar Contributivo que sea financiado con una cotización adicional de 6% de la renta imponible, de cargo del empleador. Ello producirá un mejoramiento de las pensiones actuales y futuras, sobre todo, de las jubilaciones de las mujeres, a través de diversos mecanismos solidarios.

Al mismo tiempo, se propone una reorganización de la industria previsional, sin la existencia de las actuales AFP, en el que convivan un Inversor de Pensiones Público y Autónomo (IPPA) con nuevos Inversores de Pensiones Privados (IPP), que sólo realizarán actividades de inversión. Asimismo, existirá el Administrador de Pensiones Autónomo (APA), entidad pública fortalecida que sucederá al actual Instituto de Previsión Social (IPS) y que asumirá las diversas actividades de soporte, como afiliación, recaudación, cobranza y pago de beneficios, entre otros.

Compartir: