Estudio: La pérdida de peso puede significar un riesgo de muerte para los adultos mayores

Image

Por mucho que la gente celebre cuando pierde peso, no siempre es saludable.

Un nuevo estudio muestra que la pérdida de peso en adultos mayores está asociada con muerte prematura y condiciones que limitan la vida.

El aumento de peso, por otro lado, no se asoció con la mortalidad, según el estudio publicado este lunes en JAMA Network Open.

Los profesionales médicos saben que se preocupan cuando las personas mayores con problemas de salud pierden peso, pero los investigadores no han entendido completamente el impacto del cambio de peso en los adultos mayores sanos, según la autora principal del estudio, la Dra. Monira Hussain, epidemióloga clínica e investigadora principal en salud pública y medicina preventiva en la Universidad de Monash en Melbourne, Australia.

El estudio analizó a casi 17.000 adultos de al menos 70 años en Australia y a más de 2.000 adultos en Estados Unidos que tenían al menos 65 años. Todos los que participaron en el estudio fueron pesados en su revisión anual entre 2010 y 2014, según el estudio.

“Nuestro estudio encontró que incluso una pérdida de peso del 5% aumenta el riesgo de mortalidad, particularmente en hombres mayores”, dijo Hussain.

El aumento de peso en personas mayores sanas, por otro lado, no mostró asociación, agregó.

La asociación se encontró en los pesos iniciales, lo que significa que las personas clasificadas médicamente como obesas también tenían un mayor riesgo al perder peso, dijo Perri Halperin, directora de nutrición clínica del Sistema de Salud Mount Sinai que no participó en el estudio.

Otros problemas de salud

El estudio pudo dar cuenta de los problemas de salud al principio. Excluyó a las personas que tenían afecciones como enfermedades cardiovasculares, demencia, discapacidades físicas o enfermedades crónicas, dijo Hussain.

“También excluyó a aquellos con hospitalizaciones recientes, lo cual es importante porque la hospitalización a menudo es seguida por una pérdida de peso debido a condiciones agudas”, dijo Halperin en un correo electrónico.

Pero el estudio no pudo distinguir si las personas involucradas perdieron peso intencionalmente o no, agregó Hussain.

“No se hicieron preguntas sobre los cambios en el nivel de actividad y la calidad de la dieta entre la visita del estudio de referencia y las visitas posteriores del estudio, por lo que no tenemos información sobre cómo esos factores pueden haber afectado los resultados”, dijo Haperin.

Por qué la pérdida de peso puede ser un riesgo

La pérdida de peso puede ser un factor de riesgo de mortalidad porque puede indicar problemas subyacentes.

Perder peso puede ser una señal de advertencia de enfermedades como el cáncer y la demencia, y “a menudo está relacionada con la reducción del apetito influenciada por la inflamación y las hormonas”, dijo Hussain.

Las condiciones de salud crónicas subyacentes también pueden desencadenar la pérdida de peso en los adultos mayores al afectar el apetito, el metabolismo y los hábitos alimenticios, dijo Halperin. Los problemas de movilidad y los efectos secundarios de los medicamentos también pueden afectar el peso.

Los cambios en el peso también pueden indicar preocupaciones en el estilo de vida, dijo Halperin.

“Un factor importante que contribuye a la pérdida de peso en los adultos mayores es el aislamiento social. Otras preocupaciones incluyen limitaciones financieras y dolor e incomodidad”, agregó.

En estudios como estos, es importante recordar que la correlación no es causalidad, dijo Halperin. La pérdida de peso se asoció con la mortalidad, lo que significa que está correlacionada, pero eso no significa que la pérdida de peso causó la muerte de una persona.

“También es importante decir que no se puede extrapolar ni recomendar lo contrario; es decir, aumentar de peso no necesariamente disminuiría el riesgo de mortalidad”, dijo en un correo electrónico. “Como siempre, discute tus cambios de peso con tu médico u otro profesional médico”.

La moraleja es que los adultos mayores controlen su cambio de peso, dijo Halperin.

“Si notan una disminución en el número en la báscula (pérdida de peso) o tal vez los pantalones que alguna vez estuvieron ajustados ahora están más sueltos (disminución de la circunferencia de la cintura)”, agregó, “comunícalo a tu médico para una posible evaluación o prueba adicional».

Pero el consejo también se aplica a la comunidad médica, dijo. Los médicos y proveedores de atención médica deben saber que los cambios de peso requieren una mayor investigación.

Compartir: