Shadow

Estudio: Cómo las cuarentenas y las pantallas han influido en la miopía infantil

Pasar más tiempo dentro de casa y frente a las pantallas debido a las restricciones de Covid puede estar relacionado con una mayor tasa de miopía en los niños, afirman los investigadores.

El estudio, que analizó dos grupos de niños de entre seis y ocho años en Hong Kong, es el más reciente en sugerir que los encierros y otras restricciones pueden haber pasado factura a la vista: los datos de más de 120.000 niños de una edad similar en China, publicados a principios de este año, sugerían un aumento del triple en la prevalencia de la miopía en 2020.

El Dr. Jason Yam, de la Universidad China de Hong Kong, coautor del nuevo estudio, señaló que se cree que el “trabajo cercano” -como leer, escribir o ver la televisión- es un factor de riesgo de miopía, mientras que el aumento del tiempo al aire libre ha demostrado sistemáticamente tener un papel protector.

Sin embargo, las restricciones de Covid han mantenido a muchos en el interior. “En Hong Kong, las escuelas estuvieron cerradas durante meses, e incluso las instalaciones recreativas, como los patios de recreo, los campos de deportes y hasta los campamentos y parques rurales, se cerraron”, explica Yam.

Los espacios de vida reducidos y la escasez de espacios privados al aire libre hicieron que muchas familias no tuvieran más remedio que quedarse en casa o permanecer en el interior. “Naturalmente, se dedicó más tiempo a leer, ver la televisión o utilizar ordenadores, teléfonos inteligentes u otros dispositivos digitales”, añadió.

El estudio

Escribiendo en el British Journal of Ophthalmology, Yam y sus colegas informan de cómo reclutaron a un grupo de escolares en 2015, y a otro grupo entre el 1 de diciembre de 2019 y el 24 de enero de 2020, cuando comenzó la pandemia. El primer grupo tuvo un seguimiento a los tres años y el segundo a los ocho meses.

Además de realizar exámenes oculares, el equipo preguntó a los niños sobre la cantidad de tiempo que pasaban al aire libre y frente a las pantallas y realizando otras tareas cercanas.

Los resultados, procedentes de 709 niños del grupo de la era Covid y de 1.084 del grupo de la era pre-Covid, revelan que la miopía era más frecuente en el último grupo, ya que uno de cada tres niños desarrolló miopía a lo largo de los tres años, frente a uno de cada cinco del grupo de la era Covid que la desarrolló a lo largo de ocho meses.

Sin embargo, tras tener en cuenta la duración del seguimiento de cada cohorte, el equipo descubrió una incidencia anual estimada de miopía de casi el 30% en el grupo de la era Covid, en comparación con algo menos del 12% en el grupo de la era pre-Covid, lo que sugiere un aumento de 2,5 veces en la incidencia de miopía durante la pandemia.

Más tiempo frente a la pantalla

El estudio también reveló cambios drásticos en el tiempo al aire libre entre el reclutamiento y el seguimiento del grupo de la era Covid, que pasó de unos 75 minutos al día a 24 después de la introducción de las restricciones Covid. Durante el mismo periodo, el tiempo de los niños en el trabajo cercano, incluido el uso de pantallas, aumentó de algo menos de 3,5 horas al día a unas 8 horas diarias.

“Nuestro estudio demostró que pasar menos tiempo al aire libre y más tiempo en trabajos de cerca, incluido el uso de pantallas, se asocia con una progresión más rápida de la miopía, que parece una condición inocua pero que en realidad puede predisponer a múltiples complicaciones oculares y aumentar el riesgo de pérdida de visión irreversible más adelante”, dijo Yam.

Aunque no está claro si los resultados serían válidos para los niños del todo el mundo, entre otras cosas porque se sabe que los niveles de miopía son especialmente altos en las zonas industrializadas del este de Asia, Yam dijo que los mandatos de permanencia en el hogar a nivel nacional en otros lugares, y los probables aumentos en el trabajo cercano o el tiempo de pantalla, significa que podrían ser similares.

James Wolffsohn, profesor de optometría en la Universidad de Aston, que no participó en la investigación, dijo a The Guardian que al menos nueve estudios habían identificado hasta ahora un aumento de la progresión de la miopía durante la pandemia, y uno de ellos sugería que esto se revirtió parcialmente después del cierre.

Wolffsohn dijo que el estudio de Hong Kong tenía limitaciones, entre ellas que la comparación de los grupos se ve dificultada por los diferentes periodos de seguimiento y se sabe que la progresión de la miopía se reduce a medida que los niños crecen. Pero añadió: “Leído en conjunto con los otros trabajos identificados, la fuerza de la evidencia es bastante marcada”.

Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.